Chile goza de una fauna política inmensa, que si bien por temas de centralismo administrativo se concentra en la gran jungla santiaguina, nos entrega a lo largo y ancho de nuestro país una serie de personajes con profundo arraigo en sus territorios. Estos luchan por ser reconocidos en sus entornos, a expensas del monopolio de los medios de comunicación que concentran actualmente la hegemonía, el dominio de los canales de tránsito de la información, todo gracias a contar con los recursos que poderosos caballeros entregan a las señales.Si bien puede generarles más pérdidas económicas que ganas, es un sacrificio que debe ser pagado para mantener el control parcial o total de la opinión pública. Uno de los síntomas de los medios de comunicación tradicionales es ese: la invisibilización de nuestros héroes y liderazgos locales, pero no solo eso, la invalidación de las ideas o propuestas contrarias a lo que la línea editorial de estos medios representa. Línea influenciada por el poder y el dinero.


Chile es un país de héroes anónimos, y eso lo sabe perfectamente Luis Mariano Rendón

Santiaguino, activista por las causas que importan -o deberían- a la ciudadanía, entre estas causas, ecología y sustentabilidad, derechos civiles y temas que pareciesen estar en boga constantemente (educación, pensiones, inclusión, etc) pero que en la práctica quedan supeditados a los gobiernos o autoridades de turno. Una barrera que Luis Mariano traspasa constantemente, contando con una porfía y paciencia a toda prueba, ya que los movimientos sociales son aquellos quienes deben empujar lo que debería legislarse, deben poner en la agenda gubernamental aquello que debe ser debatido en las altas esferas de lo público. Una visión que dejó de ser rupturista desde hace poco tiempo y ha pasado a ser esencial a la hora de hacer política, pero que nos cuesta como chilenos llevar a la práctica cotidiana.

La misión de Luis Mariano Rendón comienza desde joven, entrando a la carrera de Derecho en 1983, el año que empezaron las protestas contra el régimen del dictador Augusto Pinochet. Fue dirigente de la FECH y su norte lo encontró en la democratización de la universidad y el país, mientras compartía momentos de enriquecimiento personal con dirigentes tanto del ámbito estudiantil como de los diferentes grupos que se encontraban en la casa estudios, como por ejemplo, profesores y funcionarios.

 

 



Parte de sus acciones universitarias contemplaron la defensa por los derechos humanos y el velar porque la institución se hiciese cargo de sus estudiantes, por ejemplo, exigiendo mayores montos de crédito universitario, todo esto para que un número no menor de estudiantes no tuviesen que verse obligados a abandonar sus estudios. Tiempos dramáticos acaecían, ya que era prácticamente una lucha por sobrevivir a la estancia en la universidad, y las propuestas sobre financiamiento permanente no llegaban a ser puestas sobre la mesa para un debido debate.

Toda su estancia en el ámbito universitario durante los años 80’s le costó ser parte de los miles de chilenos que fueron perseguidos y reprimidos por parte de los agentes de la dictadura, y cuyo caso personal fue reconocido por la Comisión Valech.


La utopía verde: el
desafio de la humanidad ante las consecuencias del capitalismo salvaje

 

 

A finales de los 80, comienzos de los 90, Luis Mariano se da cuenta de la importancia de la ecología en la práctica humana, en la agenda política. Ante un panorama adverso donde el medio ambiente en el que los seres humanos desarrollamos nuestra vida, hechos como el desastre de Chernobyl o el desastre de Bhopal dan cuenta que una economía industrializada que avanza a pasos vertiginosos no solo mejora las condiciones de vida de los seres humanos, sino que por otro lado provoca un daño irreparable a la biosfera. Es así como el activismo en el terreno del cuidado de la tierra comienza a darle sentido a la vida de Rendón. No había entonces chance en el infierno. La lucha contra los alimentos transgénicos, la polución del aire y el calentamiento global, pero además, el rechazo contra las autopistas que destruyen barrios e intervienen la naturaleza, y con esto su tajante oposición contra la especulación inmobiliaria, la construcción del puente Chacao, son algunas de las luchas que configuran su perfil político.

Salta a la arena mediática gracias a la
amenaza de la construcción de un número indeterminado de grandes proyectos hidroeléctricos de embalse en la Patagonia chilena. Luego de ser parte de la organización de la marcha contra el proyecto HidroAysén que en 2011 congregó a más de 85 mil personas que marcharon por las calles de Santiago, la vida de Luis Mariano Rendón obtuvo aquello a lo que todo líder social aspira: la confianza de la población. Él sabía que existe un número no menor de opciones tecnológicas para enfrentar la mayor demanda eléctrica de Chile, todo esto sin tener que destruir la naturaleza de nuestro país, solamente falta voluntad política para implementar el uso eficiente de las energías renovables.

Es pionero en la promoción del uso de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad, debido a su simpleza y valor sustentable, aportando a una mejora de la calidad de vida de las personas. A raíz de esto, participa en el documental "Cuando Respiro", donde se recorre parte de la lucha de Rendón y otros por la descontaminación de Santiago, y la responsabilidad de las autoridades de gobierno en materia de políticas públicas sustentables.

 

 


Nos han vendido la pomada de que este sistema es democrático”

 

 

 

"No transaba en nada. Estoy seguro que 20 años después es el mismo y que en su casa no debe haber ni un vaso desechable" dijo Gonzalo Rovira, ex presidente de la FECh en 1986, a la revista "Qué Pasa" cuando se le preguntó sobre Rendón.

 

Luis Mariano Rendón es un ser político que no se detiene, no puede quedarse quieto si sabe que algo está mal, En los años 90 solía enviar faxes a diferentes medios de prensa casi todas las semanas. Sabe bien que las autoridades de nuestro país deben responder a lo que sus votantes exigen, y es por aquello que son elegidos, por lo que enfrentarles para que no pierdan de sus memoria esto es de suma importancia. Dos veces encaró públicamente al ex presidente Lagos en actos públicos y, en 2003, el entonces Ministro de vivienda, Jaime Ravinet, tuvo un encuentro fuerte con él mientras hablaba durante la entrega del Premio Nacional de Urbanismo, esto último en el marco de su lucha contra la expansión urbana que lo ha llevado a logros notables, como lograr que se salvasen 10.000 hectáreas de tierra destinada a actividades agrícolas en la ciudad de Santiago que serían destruidas, esto gracias a los esfuerzos de Rendón y compañía, quienes denunciaron el hecho a las autoridades.

 

La disciplina, el esfuerzo y la perseverancia son claves en la lucha social, ya que desde su grupo Acción Ecológica ha encabezado peleas contra entidades o eventos tales como: Ralco, la realización de la Fidae, y el Rally Dakar. Todo esto llevado a cabo por el mismo Rendón, quien hasta el cansancio, haciendo honor a su sentido de justicia, logra que el subsecretario de pesca de la administración del ex presidente Ricardo Lagos, Daniel Albarrán, dimita de su cargo. En aquella ocasión, Rendón denunció que tenía intereses comprometidos en el área de acuícola, y que por lo tanto estaba ejerciendo su cargo mientras violaba la ley de probidad administrativa ya que al mismo tiempo que era subsecretario de Pesca, tenía participación en la propiedad de las empresas salmoneras Antarfish y Aguas Claras. Así también denunció por “incumplimiento de deberes” al almirante González, quien no se presentase en su puesto de mando tras el terremoto y tsunami el 27F. Además, realizó otras dos denuncias por el no zarpe de la escuadra y del submarino carrera durante ese día que pasó a la historia de Chile y el mundo como una de las más grandes catástrofes producidas por la naturaleza.

Te invitamos a leer: Luis Mariano Rendón exige sanciones al presidente de la corte suprema tras sus polémicos dichos

Todas acciones que cualquier ciudadano de nuestro país podría llevar a cabo, solo o en grupo, pero que son necesarias para sentar las bases de una sociedad que se desarrolle en democracia.