Arte y Cultura

 Tengo frío. ¡Soy sureña y me da vergüenza decir que este año me he matado de frío en  Santiago, aun tomando precauciones! Está loquillo el clima por estas latitudes y me ha costado un mundo mantenerme fuera de la cama cuando estoy en la casa, porque temo morir de hipotermia mientras busco alguna banda motivante, así que pedí un S.O.S. a mis queridos contactos de Facebook, que son más prendidos que en twitter con mis pedidos de auxilio musical, quienes me han asesorado en mis 2 últimos reviews, y además, me he llevado muchas sorpresas con bandas de otras latitudes, pero por solidaridad de género (musical) estoy dándole preferencia a las bandas chilenas que me han parecido rescatables, buenas o destacables, como la que conocí hoy. Me emocionaron tanto que me largué a escribir al tiro, ¡ni se imaginan todo el rato que me he dedicado a buscar bandas para reviews! Bueno, en realidad no ha sido tanto, porque mi congelamiento me manda a la cama y ahí se acabó la búsqueda, para qué los voy a engrupir.

 
¡Oh, my God!, ¡me he enamorado!, ¡Tengo que contarles de la mansa banda que conocí!
 
Ya es la madrugada del 1 de Mayo y héme aquí, trabajando aún por amor al arte y tratando de tener vida fuera de la esclavitud semanal donde hay que arrendarse al sistema en pegas que por lo general no nos gustan mucho, pero hay que bancarlas para poder comer, vestirse, moverse, etc. 

 
Luego de una breve agonía de mi PC -computador, no el partido político, ¿ya?- ha resucitado cual Lázaro, pero un viernes santo, porque es choro y porque es tan hereje como yo, que mientras pasaba el Via Crucis por fuera de mi casa -Y no me había percatado- me pillaron bailando los discos de la banda a la que haré mención en este esperado review; así que para que no me retaran los vecinos y ponerme a tono con el día, aparte de ver y escuchar Jesus Christ Super Star unas 3 veces en distintas versiones (los vecinos me deben haber odiado medio día completo), unir cuadritos de lana para armar una frazada como las viejitas de bien y almorzar un bistec pelado en muestra de mi austeridad-pobreza obligada, tuve que abrir un vinito para conmemorar la sangre de Cristo, como buena hija de Madre Paulina que soy (?).