Mañana es mi cumpleaños y estoy triste. Cumplo 35 años y no hay “ni una papa pelá” como dirían en el campo. Sigo buscando trabajo con contrato indefinido mientras hago reemplazos, ganando lo preciso para cubrir las deudas y atrapada en el loop eterno que vivimos hartos compatriotas hace cierto tiempo (porque sé que no soy la única).
Estuve todo el día pensando en ese tipo de cosas cuando recordé mi trabajo quincenal en @La4TaMuralla y pedí referencias de bandas desconocidas para mí; fui tanteando por orden de llegada cuando apareció un nombre conocido por mí, que, para variar, no escuché antes y en esta ocasión, el botoncito de “play” me hizo un regalito de cumpleaños adelantado.

Primero los busqué, jurando que eran una orquesta cumbianchera tipo “Tomo como Rey” o “Chorizo Salvaje” y mi ignorancia y prejuicio me dieron una feroz cachetada con un Instant Karma incluído. No era que no quisiera escuchar cumbia, ¡si igual me gusta! y pensé en subirme el ánimo con un poco de bailongo, así que googlié “La Desooorden” y youtube me dio un orgasmo auditivo de los que no tenía hace tiempo.  Agradezco al compadre Filo, que me los recetó, como si supiera que era lo que mi alma buscaba en estos momentos de desolación ante la vejentud (?).

Apareció el disco “Ciudad de papel” y estaba esperando el cencerro, el tecladito y el guiro -instrumento musical, no la droga, aunque también lo pensé pero ¡no había mano!- y de pronto me encuentro con un grupo de rock progresivo, una mezcla entre Triburbana y Congreso haciendo un disco conceptual y morí de amor absoluto <3.

No contenta con esta muestra de arte auditiva, busqué otro disco y llegué a “La Isla de los Muertos”… ¡Oh, my God!, exclamé, olvidando por un momento que era chilena y pensando que estaba en otro mundo, reflexionando dulcemente: ¡¿POR QUÉ CARAJOS NO  SUENAN ESTAS BANDAS EN TODAS LAS RADIOS FM?! (Y no sólo en medios especializados) y ahí recordé que, efectivamente, era chilena y que estaba siendo testigo del famoso “Pago de Chile”, ese que han hecho visible próceres como mi queridísimo Mauricio Redolés, o ahora los pulentos de “Molo” de Valparaíso que se van a separar. Y es que aburre cuando tienes un producto tan bueno y que nadie te lo promocione, pues, se entiende que por acá no tenemos derecho a ser músicos profesionalmente porque ¿“cómo tan comunista, marxista, leninista, come-guaguas, hippie de mierda", “quieren todo gratis”, “flojos de mierda”, "trabajen de sol a sol”? pos. 

I say that’s BULLSHIT!!

Bah, ¡de nuevo se me olvidó donde estaba!, es que estos valdivianos son tan bakanes que me transportan a un lugar donde la vida es rica en arte, decencia y placeres que podemos vivir en nuestras horas libres, no como la esclavitud chilena, con sus 45 horas semanales de trabajo que sólo auspician la tan conocida “sacada de vuelta” (Saludos, Camila Vallejo, te amo sólo por proponer bajar las horas de trabajo semanal a 40, ojalá sin tocar los sueldos, porque si hay algo más devaluado que el peso chileno, es el trabajo en latinoamérica, por el que te pagan poquito y te piden tanto, ¿o le puse mucho color?).
 
Pero bueno,  volvamos a la música. 
 
Después escuché otro disco, que se llama “Ensayo” y me di cuenta que estos chicos tienen discos normales y otros conceptuales y en los que escuché había tintes de jazz fusión, de rock progresivo, de folcklore latinoamericano, osea, las tienen todas y además de su variedad musical, se les nota su técnica instrumental impecable. “La Isla de los muertos” me pareció una Cantata de Santa María de Iquique moderna y la temática de todas las letras que escuché son pura crítica social y ambiental y aquí me respondí solita mi pregunta de por qué no los escuchaba en las radios (“oTsea” es obvio, ¿no?).

¿Cuál fue el “Instant Karma”? Estos cabros se separaron el año 2012 y quise darme cabezazos contra la pared cuando lo supe en mi googleo obsesivo tipo pareja celópata buscando más material e información de ellos. Me dio pena y rabia, porque alguna vez los vi en algún afiche y, pensando que eran banda cumbianchera (como expliqué al comienzo) descarté verlos y escucharlos. Y ellos sí que eran candidatos a ser mi nueva banda favorita y me cae este balde de agua fría en la cara. Al menos tenemos harto material para escucharlos y prometo ir a verlos en su nuevo proyecto (con los que quedaron) que se llama Homínido. Si tengo la oportunidad de hacerlo, juro solemnemente que lo haré, los grabaré y me tomaré fotos con ellos, cual gruppie desatada por la vida, porque “La Desooorden” merecía mucho más reconocimiento del que tuvieron acá y lo seguirán mereciendo por sus obras, que al menos, no mueren con los sueños rotos de tantos artistas increíbles que tiene este país y que se pierden por uno u otro motivo. 

Mis saludos, reconocimiento y amor eterno a los “low profile obligado en Chile por la tiranía de las FM” como DON Mauricio Redolés, Fulano, Crisálida, La Rata Bluesera, Hijos de Algo, Molo, Adelaida y, por supuesto… ¡Gris Perla! XD y tantos otros que seguramente aún no conozco y me taparán la boca seguidamente. Por favor, ¡háganlo con confianza!
 
Disco “Ciudad de Papel”: https://youtu.be/PjrfmXNHfhY
Disco “La Isla de los Muertos”: https://youtu.be/fGYLYbbb4hs
Disco “Ensayo”: https://youtu.be/iJWyRSgqb9I
Dónde encontré información (selección de links)