Arte y Cultura

 
¡Oh, my God!, ¡me he enamorado!, ¡Tengo que contarles de la mansa banda que conocí!
 
Ya es la madrugada del 1 de Mayo y héme aquí, trabajando aún por amor al arte y tratando de tener vida fuera de la esclavitud semanal donde hay que arrendarse al sistema en pegas que por lo general no nos gustan mucho, pero hay que bancarlas para poder comer, vestirse, moverse, etc.