Alejandra Bravo, actual presidenta del Partido Regionalista Independiente (PRI), vocera de Chile Vamos y ex miembro de la Democracia Cristiana, en lo que va del año, ha fabricado hechos mediáticos valiéndose de las redes sociales y de los medios que le han otorgado micrófono, hechos basados en la ignorancia, oscurantismo, otros en la sedición o derechamente en mentiras. 
 
Como sabemos, este año corresponden las elecciones parlamentarias y presidenciales y una de las ambiciones de Alejandra Bravo es ser Diputada por el distrito N°8, correspondiente a las comunas de Colina, Lampa, Til - Til, Quilicura, Pudahuel, Estación Central, Cerrillos y Maipú. Por otra parte, apoya al candidato presidencial Sebastián Piñera.
La fabricación de hechos mediáticos comenzó con la catástrofe forestal, donde muchos vieron una oportunidad para sacar réditos políticos.
 
Mientras medio Chile se quemaba, Alejandra Bravo, en un intento bochornoso, alude que la causa de los incendios forestales fue un “castigo divino”, luego del resultado en la votación del Senado por el proyecto de aborto en tres causales. (El proyecto que despenaliza el aborto en tres causales está pronto a cumplir dos años de tramitación en ambas cámaras y no contempla el aborto libre).
 
Luego de esto, la vocera de Chile Vamos, a estas alturas vocera de la “santa” inquisición, subió una foto a twitter, estilo paint la cual sugería que el propio Piñera era quien pilotaba el Super Tanker. Nuevamente, se aprovecha de la catástrofe y nuevamente de manera bochornosa, quiere instalar a Sebastián Piñera como el “héroe” de Chile.
 
Llegó el turno de hablar sobre el matrimonio igualitario. Para Alejandra Bravo, el matrimonio es exclusivo entre un hombre y una mujer y si los homosexuales quieren acceder a él, primero deben buscar un nombre propio, ella misma sugiere que se llame homomomio y agrega que los heterosexuales deben “defender los espacios ganados en la sociedad”. Sin ningún tapujo, invita a que nos dividamos en bandos Heteros versus Homosexuales. 
 
Y la guinda de la torta: Para la presidenta del PRI, una persona homosexual es aquel que nació con un cuerpo de hombre, pero que siente como mujer. O una mujer que nace con vagina pero que siente como un hombre. Esto refleja el pensamiento limitado, ignorante, falta de interés y nula empatía hacia la pluralidad, y cero motivación por auto-educarse sobre los temas delicados de los cuales habla ante los medios.
 
Es un insulto que se le dé tribuna a una persona tan dañina como Alejandra Bravo, quien no conoce el significado de la palabra decoro y que es capaz de utilizar cualquier circunstancia e incluso mentir para conseguir sus propósitos. 
 
Ciertamente, merecemos que los medios de comunicación den cabida a hombres y mujeres que sean un aporte a la sociedad, no a quienes generan odiosidad, caos, o a quien es incapaz de respetar la diversidad. Merecemos también que los políticos pongan freno a estas manifestaciones que más bien parecen sacadas de sitios como “Chile Corrupción” y que no contribuyen a establecer confianzas con un sector tan desprestigiado como es la política. 
 
Por último, las y los vecinos del distrito N°8, merecen una Diputada que represente el sentir de sus habitantes, que sea capaz de distinguir la belleza de las culturas que en él conviven, que genere unidad y armonía, que respete todos los colores del arcoíris y que no se limite o polarice entre blanco y negro.