Opinión


Desde que llegó el avión ruso a combatir los incendios forestales a nuestro país, y que gracias a la creatividad popular fue bautizado como “el Luchín”, no he podido dejar de ligarlo a nuestro Luchín, aquel niño que nos mostró Víctor Jara, y que es un ícono de pobreza, falta de oportunidades y de nuestro Chile desigual que luego de 45 años de publicada la canción en el disco “La Población”, no ha cambiado en nada, sino más bien ha profundizado la concentración de la riqueza en el 1% más rico de este país.


 
Alejandra Bravo, actual presidenta del Partido Regionalista Independiente (PRI), vocera de Chile Vamos y ex miembro de la Democracia Cristiana, en lo que va del año, ha fabricado hechos mediáticos valiéndose de las redes sociales y de los medios que le han otorgado micrófono, hechos basados en la ignorancia, oscurantismo, otros en la sedición o derechamente en mentiras.