Day zero

Cuento corto: perdi mi celular en un taxi, y no estoy seguro de querer tener uno nuevamente. Seguro que esto le pasa a miles o millones de personas diariamente, pero tú y yo tenemos algo en común: somos piratas y como tales somos especialmente críticos en temas relacionados a la privacidad de nuestra información. Este pequeño aparato me había hecho entrar en el mundo de las comunicaciones digitales a un nivel que nunca había pensado, permitiéndome estar pendiente cada 5 minutos (o menos) de lo que pasaba en whatsup, gmail, google docs, google notes, google keep, twitter, instagram, facebook, tinder, happn, ebay, amazon, mercadolibre, cnn, slashdot, the clinic, la tercera e incluso emol (mis amigos cerca, mis enemigos mas cerca).

El problema es que todos los protocolos de transmision de datos que estaba usando son propietarios. Damn, esto va en contra de las ideas piratas y de grupos activistas de la privacidad digital, con quienes en teoria compartimos ideales. A ojos de nuestro profeta Stallmann no soy diferente de los apple fanboys o de las ordas de corderos que usan micro$oft window$s.

He traicionado a mis propios ideales?  Si, sad but true. Como piratas nos openemos al uso de software y protocolos propietarios, ademas que creemos en el derecho a la privacidad de nuestros datos digitales. Si quisiera seguir los ideales al pie de la letra tendría que estar frente a un terminal usando emacs para todas mis tareas, algo que solamente el profeta puede hacer. Entonces, para volver a mi vida tendré que transar en la mejor combinación de protocolos no propietarios. Tanto en el trabajo como en mi casa uso linux como sistema operativo, LaTex para escribir, Python y Jupyter para analizar datos, y Libreoffice para documentos que vienen en formatos propietarios.

El problema es cuando hay que comunicarse con el resto del mundo. En el trabajo parte de nuestra información está en la nube de google, quien nos espía con su ojo todopoderoso. Puedo mudar todas las cosas de la nube a un servidor corriendo NextCloud, que permite trabajo colaborativo y sincronización de datos. Tendria que tener un servidor propio en mi casa, pero esto no es problema ya que podria respaldar toda la información de mi grupo de trabajo. Para comunicarme con mi grupo usamos Slack que nos permite mandar mensajes, tener conversaciones en diferentes grupos, y recibir notificaciones automáticas en cada grupo de chat. Esto permite que nos coordinemos sin necesidad de estar presentes físicamente. Podemos migrar a Mattermost o alguna otra alternativa open source corriendo en el mismo servidor donde tengamos nuestros respaldos. Suena un desafío interesante.

Con los protocolos de las redes sociales la cosa es mas complicada. Whatsapp es propietario, y no creo que convenza a todos mis contactos de ir a un canal de IRC. Aunque tengo una cuenta en Quitter, no lograre convencer a las 2000 cuentas que sigo en la red social del pajarito a moverse a un lugar desconocido del internet. Instagram y facebook los uso solo para psicopatear a la gente, así que perfectamente podría vivir sin ellos. Con las aplicaciones para citas como Happn y Tinder, que he usado para conocer chicas, no hay alternativa. Pero la cantidad de esfuerzo para obtener un match es extremadamente alto y genera bastante ansiedad (la capa 8 es siempre importante), asi que puedo vivir sin ellas.

Que pasará en los próximos días es algo incierto. Tendre que resignarme a usar el pc de escritorio, los dos laptos, 2 tablets, 2 raspberry pi, y 6 arduinos que tengo en mi hogar, y usar sus primitivos medios de comunicación para esta en contacto con la civilización? . También podría salir y hablar con la gente, pero eso está descartado. Prefiero un libro.

 

Day thirteen

He sobrevivido dos semanas sin celular sin ningún incidente grave. Los mas afectados por mi ausencia en Whatsapp son mis colegas, que han aprendido que nos podemos comunicar por email. Revisé las redes sociales un par de veces, puedo vivir sin ellas. Solo eché de menos el celular ayer en que tenia que confirmar una reunión y no podia ver mi email, pero la combinación de Wifi en mi tablet, más una pregunta a una secretaria, resolvió el problema.

 

Conclusión

En el mundo actual tenemos un nivel de conectividad que nos permite enviar y recibir multiples tipos de datos. Sin embargo, los datos que estamos compartiendo libremente están siendo usados por privados y estados para lucrar, establecer monopolios, e incluso, espiarnos. Existen alternativas de software libre que nos permiten compartir los datos principalmente para instancias de trabajo colaborativo, sin embargo, en el ámbito de las redes sociales los protocolos de comunicación son propietarios. Es el momento de que como piratas hagamos algo, ya sea mudarnos a redes sociales como GnuSocial, o disminuir nuestro uso de estas. Al final nosotros también somos responsables, estamos regalando nuestros datos al exponer nuestras vidas