En distintos ámbitos y sin que acostumbremos a reconocerla, nuestra sociedad utiliza esta herramienta de la democracia.

¿En qué consiste? Es la elección por sorteo, supone la asignación de una función o cargo extrayendo una colección representativa de la sociedad a partir del azar. Un ejemplo son los jurados en las cortes estadounidenses o en nuestro caso los vocales de mesa (que como siempre, no funciona, porque una vez seleccionados, nunca más cambian, debiendo hacerlo elección a elección)

¿Por qué al azar? Tal vez lo más explicito sea el sistema de jurados establecido en el periodo de la revolución francesa. "Lo que este sistema jurídico pretende es ofrecer la independencia de esta forma de justicia. Una garantía de que los jurados, debido a la corta duración de sus funciones, no abusarán de su autoridad". Si, la gran sombra de todo sistema de gobierno o administración de justicia, es la concupiscencia inherente a la naturaleza humana.

Pero como se menciona, no es solo el azar, sino su conjunción con la variable de tiempo, varios escritos basan la posibilidad de la manipulación, consciente o no, en la adaptación de los individuos, sobre la función que ejercen, así al mismo tiempo que ganan sabiduría, también ganan conocimiento sobre el funcionamiento del sistema, permitiéndole aprovecharlo en beneficio propio, que independiente de si su intención es correcta o incorrecta, legal o ilegal, constituye la temida corrupción.

De alguna forma este sistema, se utiliza más o se entiende mejor, en la administración de justicia, que en la administración del estado. Es más claro entender como el azar puede construir una “imagen de la sociedad”, para un sistema de jurados, que para la conducción de los destinos de una nación.

Hablamos de un instrumento democrático, cuando se maximiza la participación y se logra que sea realmente representativa, pero hagamos una reflexión ¿representativa de qué?, ¿será tal vez que debe ser una “imagen de la sociedad”?

"Una de las grandes ventajas de los referendums (iniciativa ciudadana) es que todas las discusiones y eventos tienen lugar en público y son accesibles para todos. Esta libertad de participar y apertura total, no se encuentra, al menos no al mismo nivel, en el sistema por sorteo"

Desde aquí inicio mi propio devaneo sobre el tema:

- En un sistema, donde la participación voluntaria no logra prender, ¿podrían los electores ser seleccionados al azar y serles exigido votar?. Un sistema de sufragio en línea permitiría que fuesen avisados, en el momento mismo de emitir su voto, logrando un muestreo estadístico válido para esa “imagen de la sociedad”.

- La democracia representativa se entiende como el gobierno de los mejores, construyendo aristocracias y un poder oligárquico que todos conocemos como la "clase política", ¿podríamos definir una base cultural, profesional y territorial en el curriculum de los postulantes a determinados cargos, para luego seleccionar al azar?, ¿podría, por ejemplo, la corte suprema ser más, una “imagen de la sociedad”?

- Finalmente la cuarta dimensión, el tiempo, define el primer hito de la manipulación y el abuso, la rotación es la exigencia primordial, pero habrá casos en que la cantidad de postulantes idóneos sea baja, allí hace mucho sentido una elección por azar, evitando que los poderes fácticos puedan saber a quien será el próximo a tentar (aunque siempre podrían tentar a la muestra completa).