La4TaMuralla Destrozada

 

 

Y donde más duele…

“Me daba asco mirarme al espejo”; “Sentía asco de tocarme”; “Si me muero hoy día me da lo mismo, porque ya he vivido un año que ha sido mucho más de lo que viví los primeros 26”, son frases que me movieron. todo.
Sentada conversando con la Cony, una “tesora” transgénero, amable y generosa con su tiempo, estas palabras me sacudían.


Actualmente, se discute acerca del proyecto de ley que da protección a la identidad de género y que en lo concreto permitirá el cambio de nombre y sexo registral sin certificados médicos ni venia de un juez de familia, entre otros avances, lo cual es importante, considerando los vejámenes que tienen lugar en el Servicio Médico Legal o en general, en lo burocrático del trámite, período en cual muchxs compañerxs han muerto esperando la sentencia. Y si bien esta ley constituye un gran paso adelante en términos materiales, no lo es todo.