La4TaMuralla Destrozada

Se me ha pedido que diga por quién votaré. Un piñerista me decía: “dime si existe otra opción” (risas aquí). Faltan meses para las elecciones y voy a tomarme todo el tiempo necesario para reflexionar al respecto. El voto, además de informado, libre y secreto, debe ser responsable. Debo votar por quien yo considere de verdad que le hará mejor al país. Esa es mi responsabilidad como ciudadana. La mínima.

 

Históricamente, el término trans  se ha encontrado en aquella famosa sigla “LGBTI”, la cual se puede traducir como: lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex, y que últimamente ha adoptado la “Q” de queer,) o simplemente, el símbolo +. Los tres primeros términos corresponden a orientaciones sexuales; es decir: una atracción afectiva, emocional y sexual hacia una o más personas; mientras que “trans” corresponde a una identidad.  Sobre la intersexualidad no me referiré, pues ameritaría una discusión extensa. Y respecto de lo queer, se produce un cruce entre las identidades y las orientaciones que lo sitúan de manera más acertada bajo el resguardo de tal bandera.